martes, 13 de abril de 2010

CUADERNILLO Nº 26 – Parte 3 - LIMPIEZA ENERGÉTICA NOCTURNA

Esta limpieza se hace a la noche antes de irse a dormir mediante el empleo de un péndulo.

Se apoya la mano izquierda en la canilla de agua fría y con la derecha el péndulo, dejando correr el agua, girando el péndulo en el sentido de las agujas del reloj, por cuenta propia.

Se comienza haciendo una invocación a Dios, a los Maestros, a la Virgen, o a quien se desee, pidiendo que:

- Todas las energías de personas muertas;

- Entidades oscuras;

- Almas perdidas;

- Obsesores;

- Fuerzas del mal; Fuerzas satánicas;

- Pensamientos negativos;

- Semillas de pensamientos negativos;

- Pensamientos y energías proyectadas de otras personas;

- Pensamientos y energías de las personas con las cuales estuve en contacto o trabajando en este día;

- Pensamientos y energías de pacientes; Pensamientos y energías de familiares;

- Pensamientos y energías de todas las personas que me envidian;

- Que me celan o me guardan rencor;

- Pensamientos de ex amantes, hombres o mujeres con las cuales he salido;

- Pensamientos o energías de cualquier situación que en ese momento se te ocurra; que todas esas energías sean removidas de mi cuerpo y de mi campo vibratorio, ahora. Amén.

Cuando se ha terminado de descargar toda la energía negativa el péndulo dejará de girar en el sentido de las agujas del reloj y comenzará a hacerlo en forma perpendicular, es decir, que ahí se terminó de completar la limpieza.

Este proceso sirve nada más que para limpiar las energías que se absorbieron en ese día, todo lo que uno tiene adentro lo sacan, ya que en este momento andamos inmersos, andando en la calle, por los pensamientos negativos de las personas.

Con el ámbito en el cual vivimos, la atmósfera, la política, la social y particular, la violencia, todo esto que nos está 7odeando constantemente y el cual- estamos absorbiendo sin darnos tienta.

La cuestión es que uno no tiene ya que ir haciendo la protección diaria o para un trabajo en particular, desde que salimos i la mañana de la casa, sino que también la tenemos que limpiar a La noche antes de irnos a dormir, por todas las energías negativas que sin querer hemos ido absorbiendo durante el día.

Inclusive, cuando uno siente la necesidad, lo puede hacer con mayor frecuencia durante el día.

EJERCICIO Nº 1 - SENTIR LOS RIÑONES

Durante TRES DÍAS, a partir de ahora mismo, haremos el siguiente ejercicio que nos ayudará a sentir los riñones, y a sensibilizarlos, al mismo tiempo que los tonificamos psíquicamente por medio de la estimulación de las células de los riñones a través de nuestra concentración.

Nos sentaremos lo más cómodamente que podamos, si es necesario aflojaremos nuestra ropa para que no sintamos ninguna presión corporal.

Nos relajaremos y, DURANTE CINCO MINUTOS, nos concentraremos en nuestros costados. Debemos sentir los riñones; procuraremos hacer un repaso de nuestros riñones, como si los estuviésemos recorriendo parte por parte

En la medida que nuestra concentración sea más fuerte, podremos sentirlos totalmente. Por medio de la concentración en los costados DEBEMOS SENTIR REALMENTE A LOS RIÑONES; no imaginarlos, DEBEMOS SENTIRLOS.

Al sentir los riñones, y al aumentar nuestra sensibilidad sobre los mismos, nos iremos haciendo consciente del buen funcionamiento de los mismos, o podremos notar si están afectados por algún tipo de lesión.

ES MUY IMPORTANTE OUE AL HACER EL EJERCICIO NO TRATEMOS DE IMAGINAR A LOS RIÑONES, 0 A LAS SENSACIONES OUE SE PRODUCEN EN LOS MISMOS: DEBEMOS SENTIRLOS, ASI COMO DEBEMOS SENTIR REALMENTE CUALQUIER SENSACION QUE SE PRODUJESE EN LOS MISMOS.

Esto, también, nos ayudará para poder hacer una evaluación del estado de salud de los riñones.

Después de los cinco minutos de concentración sobre los riñones, volverán a sus actividades normales. Además de hacer este ejercicio durante tres días, es conveniente hacerlo de vez en cuando para verificar cómo se encuentran nuestros riñones.

EJERCICIO Nº 2 - LIMPIEZA DE LOS RIÑONES

Este ejercicio debe hacerse cuando, al menos, hayan transcurrido un par de horas después de nuestra última comida.

Primero beberemos un vaso de agua, preferiblemente fresca, y nos sentaremos cómodamente para relajar nuestro cuerpo. Después de esto nos concentraremos en nuestros riñones hasta que los sintamos y los sensibilicemos, para ello será suficiente un período de tres a cinco minutos de concentración sobre los mismos.

Llenaremos otro vaso de agua y la magnetizaremos. Para ello cogeremos el vaso de agua con las dos manos y lo acercaremos al plexo solar, que como saben se encuentra en el abdomen, un poco más arriba del ombligo.

Una vez que hayamos puesto el vaso de agua, sujeto con las dos manos, junto al plexo solar, tomaremos una respiración profunda, mantendremos el aire en nuestros pulmones, y nos concentraremos en que la energía acumulada en los pulmones se canaliza por nuestros brazos y, a través de las manos, pasa al vaso de agua. El aire en los pulmones no debe mantenerse más allá de medio minuto, o mientras no nos sintamos molestos.

Para magnetizar el agua haremos un total de TRES RESPIRACIONES PROFUNDAS, siempre concentrándonos en que la energía pasa de los pulmones a los brazos, de estos a las manos, y de las manos al vaso de agua.

Después de haber magnetizado el agua, la iremos bebiendo, poco a poco, a ligeros sorbos, paladeándola. Mientras hacemos esto debemos pensar: PODEROSA FUERZA DE LA NATURALEZA, PASA A MI CUERPO, Y RENUEVA LA VIDA DENTRO DE EL.

Procuraremos visualizar que el agua magnetizada que estamos bebiendo limpia nuestros riñones, y estos filtran bien la sangre.

Es muy normal que después de este ejercicio sientan deseos de orinar, tal vez incluso varias veces; observarán que cada vez que vayan a orinar, la orina sale más clara.

Este experimento, que debería repetirse de vez en cuando por los inmensos beneficios que obtienen los riñones, está especialmente indicado para las personas que padecen alguna infección en los riñones, en los uréteres o en la vejiga.

En el caso de que los riñones estén afectados, se recomienda que durante el tiempo en que dure la afección, además del tratamiento médico que se esté recibiendo, se repita el ejercicio TRES VECES AL DÍA, por la mañana (en ayunas), al medio día (antes del almuerzo) y por la noche (antes de la cena). Eso ayudará mucho en la recuperación de los mismos.

EJERCICIO Nº 3 - ELIMINACIÓN DE TOXINAS POR MEDIO DE LA TRANSPIRACIÓN

Mientras que el Ejercicio Nº 2 está especialmente indicado para la depuración de la sangre y para combatir otras infecciones que pudiesen encontrarse en otras partes del cuerpo, debiendo practicarlo de vez en cuando o cuando se dan cuenta que su orina está muy concentrada, pues se logra una limpieza muy importante de los riñones.

De la misma manera que la mayor parte de la limpieza corporal interna se consigue por medio de la depuración de la sangre en nuestros riñones, también gran parte de la eliminación de toxinas y elementos indeseables en nuestro organismo se consigue a través de la transpiración.

Esta se realiza por la piel, cuando las glándulas sudoríparas producen y expulsan al exterior, el líquido conocido como sudor, cuya composición es muy parecida a la de la orina.

Así mismo, la transpiración sirve como un elemento regulador de nuestra temperatura, ya que la evaporación del sudor produce una bajada en la temperatura corporal externa.

Por tal motivo este ejercicio está especialmente indicado para ayudar en la transpiración y, como consecuencia, en la eliminación de toxinas por la piel.

Así mismo, es un excelente ejercicio de hidratación de la piel que ayuda al buen mantenimiento de la misma. Además, tiene un efecto muy interesante en el equilibrio del sistema nervioso, si se practica una o dos horas antes de acostarse por la noche, ya que tiene efectos relajantes.

Primero nos tomaremos un vaso de agua, preferiblemente fresca. Luego nos sentaremos y procederemos a un período de relajación. Una vez relajados respiren profunda y sosegadamente. Es necesario que además de respirar profundo sean conscientes de que sus pulmones se llenan bien de aire, y que expulsan bien el aire.

Después de dos o tres minutos de respirar profundamente, magneticen un vaso de agua, tomando el vaso con las dos manos, poniéndolo junto al plexo solar, haciendo TRES RESPIRACIONES, y canalizando la energía por sus manos para que llegue al agua que hay en el vaso.

Una vez magnetizada el agua, tómenla a pequeños sorbos mientras visualizan que el agua que están tomando se distribuye por todo el cuerpo y que va hasta la piel.

Después de tomar el agua, hagan una respiración profunda, aguanten el aire en los pulmones, y unan los dedos de ambas manos, las que deberán poner ante Vds. a una distancia de unos 30 o 40 cms.

Concéntrense en la idea de que la energía, que están absorbiendo por medio de la respiración, pasa de los pulmones a sus brazos, se canaliza por ellos y llega hasta sus manos, hasta la punta de los dedos, donde se une la energía que llega a ambas manos.

Mantengan el aire en sus pulmones, y la concentración, mientras se sientan cómodos, cuando empiecen a sentir que necesitan respirar, háganlo, repitiendo el mismo proceso SIETE VECES.

Cuando hayan terminado las siete respiraciones profundas observarán que, casi con total seguridad, están sudando. Dejen que su cuerpo sude durante un par de minutos y después tomen un baño de agua caliente o una ducha caliente.

Terminado el baño pónganse un pijama o ropa limpia y, cuando se sientan dispuestos, acuéstense a dormir.

Además de ayudar a la transpiración y eliminación de toxinas, este ejercicio es un excelente tónico que les ayudará a descansar y recuperar fuerzas.

EJERCICIO Nº 4 - EL AGUA "DISOLVENTE UNIVERSAL"

Este ejercicio está relacionado con la alquimia del agua y, además de ser un excelente depurativo, nos ayuda a conseguir una buena receptividad en los procesos mentales.

El agua ha sido siempre un elemento muy apreciado por los alquimistas de todos los tiempos, a la cual denominaron también el "disolvente universal".

Lo cierto es que el agua es un elemento muy misterioso y hay una base más que profunda, entre ellas que el agua es un polímero, para pensar que la composición química del agua, de la cual existen algunas variantes, es VERDADERAMENTE una composición a partes iguales de oxígeno y de hidrógeno, aunque las reacciones químicas más fáciles de ejecutar, pero no necesariamente únicas, sean las que reconoce la química académica.

Para este ejercicio, que deberemos hacer por la noche, pondremos agua en un recipiente metálico que magnetizaremos poniendo las palmas de las manos sobre el recipiente, como lo hacemos cuando estamos magnetizando nuestra comida. Luego pondremos el recipiente metálico en el fuego hasta que el agua hierva; una vez que haya hervido durante unos tres minutos, retiraremos del fuego el recipiente con agua.

Esperaremos a que se enfríe un poco y, después, beberemos uno o dos vasos de esta agua hervida. Es conveniente que el agua, cuando la bebamos, esté muy caliente, no tanto como para quemarnos la boca, pero sí lo que podamos resistir.

Después de beber el agua pónganse en actitud de meditación, con las luces apagadas, y permanezcan relajados durante diez minutos aproximadamente. Es muy conveniente que durante esos minutos de meditación hagan lo posible para tener la mente en blanco. Si tienen alguna impresión, o alguna experiencia de tipo psíquico, no la analicen mientras esté durando el período de meditación.

Luego, si así lo desean, piensen en lo que han sentido y racionalícenlo sacando sus propias conclusiones.

Después del período de meditación es muy conveniente que se acuesten pronto para dejar que los procesos automáticos de nuestro organismo, que son regulados mientras dormimos por el nivel de consciencia subconsciente, aprovechen las condiciones alquímicas del agua que hayan ingerido.

Este ejercicio es sumamente beneficioso para las personas que padecen de estreñimiento y está especialmente indicado para que, practicado con cierta frecuencia, ayude a la regularización de los intestinos en su proceso de defecación.

Así mismo este ejercicio ayuda a la limpieza de los intestinos que, a lo largo del tiempo, van acumulando materia de desecho que no es adecuadamente eliminada y que termina por producir gases y toxinas que son perjudiciales para nuestra salud.

Como Vds. saben, muchos problemas de infección, o de envenenamiento de la sangre, se producen por el estreñimiento. Al no poder ser eliminadas las materias de desecho que se encuentran en nuestros intestinos, éstas fermentan, producen gases y toxinas; al mismo tiempo muchas bacterias y otros elementos que deberían desecharse por el efecto de la defecación, se mantienen en los intestinos provocando, en muchas ocasiones, distintos tipos de infecciones que son recogidos por la sangre y transportada a todo el organismo.

Una persona que padezca permanentemente de estreñimiento puede llegar a tener una infección generalizada por todo el organismo, por lo que es imprescindible que la evacuación de los elementos de desecho sea regular, siendo importante en una persona sana, al menos una vez al día.

La ingestión de agua en cantidades suficientes permite que se mantenga la humedad de los intestinos, que el movimiento de los mismos sea armónico y produzca la necesaria evacuación de los elementos de desecho; pero, al mismo tiempo, el ejercicio del agua caliente, es sumamente beneficioso y les ayudará mucho en los casos de estreñimiento.

El mantenimiento de la limpieza de la sangre ayuda, así mismo, al buen funcionamiento psíquico ya que la sangre tiene unas particulares connotaciones que no solamente están relacionadas con sus funciones físicas y corporales, sino que también tiene mucho que ver con la VIDA y con el buen funcionamiento de los procesos mentales.

EJERCICIO Nº 5 - LA SANGRE

Después de haber comido, siendo preferible que en la comida haya algún componente que sea rico en hierro, como por ejemplo las lentejas, se tomarán un vaso de agua fresca.

Después de ello se sentarán cómodamente en un sillón, o en su sofá, y procederán a relajar su cuerpo.

Procuren estar unos minutos en reposo, perfectamente relajados y sosegados mentalmente.

Luego, durante cinco minutos, comenzarán a concentrarse en la columna vertebral, empezando por abajo.

Deben tratar de sentir bien su columna vertebral, no sólo los huesos, sino que deben procurar sentir dentro de ellos, hasta que puedan sentir su médula espinal.

Visualicen su columna vertebral como un tubo en cuyo interior se encuentra la médula espinal, y traten de sentirla.

Sigan su concentración, durante unos cinco minutos, siempre de abajo hacia arriba de la columna vertebral, y párense al llegar al cuello.

Sentirán un calorcillo muy agradable y, después de unos momentos, cesen su concentración, hagan su vida diaria sin fatigarse, o descansen, pero cesen la concentración a los CINCO MINUTOS.

Es muy importante que BAJO NINGÚN CONCEPTO sigan su concentración hasta llegar al cerebro. PAREN AL LLEGAR AL CUELLO.

Este ejercicio, sumamente interesante y beneficioso para la salud, está especialmente indicado para aquellos que tienen algún tipo de debilidad en la sangre, o que padezcan de anemia, o que hayan padecido recientemente alguna hemorragia. Les servirá para activar sus fuerzas creativas corporales y su vitalidad.

EJERCICIO Nº 6 - FLUIDEZ DE LA SANGRE

El siguiente ejercicio es una combinación del elemento agua con un sonido místico de poder que nos ayuda a producir, o al menos mejorar, una adecuada fluidificación de la sangre.

En el caso de tener una sangre más espesa de lo natural es conveniente seguir un régimen de comidas que no sea muy rica en grasas.

Por supuesto, si se está siguiendo un tratamiento médico es conveniente seguirlo según las indicaciones del especialista, el resultado que se consigue es que la recuperación es siempre más rápida y completa cuando seguimos las indicaciones del médico y, al mismo tiempo, se hacen los ejercicios indicados.

Este ejercicio es conveniente practicarlo, en caso de necesidad, al menos una vez por semana.

Cuando nos despertemos cada día, durante el período de tratamiento, y estando aún en ayunas, nos tomaremos un vaso de agua fresca.

Nos pondremos ante una ventana abierta (teniendo cuidado en el caso de hacerlo en invierno) y tomaremos TRES RESPIRACIONES profundas.

Después de las tres respiraciones volveremos a tomar aire, llenando por completo los pulmones, y al tiempo que soltamos el aire cantamos suavemente la vocal E.

La pronunciación de esta vocal, que tiene una gran influencia sobre el elemento agua, debe durar tanto como tardemos en soltar todo el aire de los pulmones.

La pronunciación sería algo así como: EEEEEEEEEEEEEEEE

dejando que el sonido se extinga lentamente y termine con nuestra respiración.

Es muy conveniente que piensen, mientras pronuncian esta vocal, que su sangre se fluidifica.

Repitan la pronunciación de este sonido SIETE VECES, luego comiencen con sus actividades diarias.

En caso de mucha necesidad el ejercicio lo pueden hacer dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche, pero nunca más.

Recuerden que no es necesario pronunciar muy alto el sonido místico, haciéndolo suavemente es suficiente.

EJERCICIO Nº 7 - PRESIÓN ARTERIAL

Comenzarán tomando un vaso de agua fría (no le pongan nunca hielo al agua que van a tomar para este ejercicio).Procuren paladear el agua antes de ingerirla.

Luego se sentarán, o se acostarán si así lo prefieren, con las piernas separadas, y tomarán una respiración profunda.

Cuando sus pulmones se encuentren llenos de aire unirán las yemas de los dedos de ambas manos dejando que éstas descansen en su regazo.

Cuando tengan ganas de respirar, separen los dedos y suelten el aire; luego tomen otra respiración profunda y vuelvan a unir los dedos de ambas manos, haciendo que se junten las yemas de los mismos; cuando sientan deseos de respirar separen los dedos.

Ese proceso lo deben repetir TRES VECES, no es necesario que sea más.

Después de haber hecho las respiraciones profundas concéntrense en el corazón hasta que lo sientan latir. Si padecen de tensión alta piensen que el corazón late con menos fuerza, no piensen que late más lentamente, sino que late con menos fuerza.

En el caso de padecer de tensión baja, una vez que sientan los latidos del corazón, piensen que late con más fuerza, no que late más rápidamente, sino que late con más fuerza

El período de concentración NUNCA debe sobrepasar los CINCO MINUTOS, y el ejercicio, excepto en circunstancias muy excepcionales y de verdadera necesidad, no debe hacerse más de una vez al día.

EJERCICIO Nº 8 - RESPIRACIÓN

Aunque la boca puede servir también para respirar, la forma más natural de hacerlo es a través de la nariz.

Cuando tomamos aire por la nariz, éste es filtrado, por medio de los pelillos que en ella se encuentran, de motas de polvo y de otros elementos indeseables para la respiración. Asimismo este se calienta, impidiendo así que el aire frío pueda causarnos molestias y trastornos.

Pero una de las razones para que la respiración sea efectuada por la nariz es que el aire, al pasar por las fosas nasales, estimula la glándula pituitaria y ésta, a través de su conexión, estimula también a la glándula pineal.

Sabemos la importancia que tiene la glándula pineal, a la cual se ha denominado a veces "el tercer ojo", en los procesos psíquicos, así como la glándula pituitaria, la cual tiene muchas funciones relativas al funcionamiento físico, al equilibrio hormonal, de crecimiento, interrelación glandular y otros.

Al estimularse el funcionamiento de estas dos glándulas se consiguen unos efectos muy beneficiosos tanto en el proceso de armonía corporal, como en el psíquico.

El siguiente ejercicio, que tiene muchos beneficios y que puede ser utilizado como un comienzo para todo período de meditación, deberá ser practicado durante toda una semana, lo cual les ayudará a producir un estado interior de equilibrio y paz altamente satisfactorio y que les armonizará cuando se vean en la necesidad de dar un tratamiento metafísico, tanto para Vds. como para otras personas.

En ese caso concreto, deberán procurar relajarse y hacer este ejercicio antes de comenzar a administrar el tratamiento metafísico.

Se sentarán en un lugar tranquilo y después de relajarse inspiren muy lentamente por la nariz. Deberán sentir como el aire pasa por el fondo de la nariz; luego mantengan el aire en sus pulmones durante unos segundos y exhálenlo lentamente, también por la nariz, sintiendo como pasa el aire por el fondo de la misma.

Al tomar el aire tendrán la sensación de que su conciencia se expande fuera de Vds. y al soltar el aire tendrán la sensación de que su consciencia se concentra dentro de Vds.

Deberán hacer estos ejercicios respiratorios durante unos TRES minutos, pasados los cuales respiren normalmente y permanezcan meditando en armonía durante unos minutos más.

EJERCICIO Nº 9 - PREVENCIÓN DE RESFRÍOS

En el caso de que sea invierno, y haga mucho frío, se recomienda que el ejercicio se haga en un sitio resguardado, y que el cuerpo, excepto los brazos, pantorrillas y cara, como se indica en este ejercicio, se encuentre bien abrigado.

La hora más adecuada para hacerlo es cerca de las 9 hora solar (téngase en cuenta que en muchos países como, por ejemplo, España, la hora oficial está adelantada una hora con respecto a la hora solar, y que en el llamado horario de verano la hora oficial está adelantada dos horas).

La razón para que las 9, hora solar, sea la hora más adecuada para hacer el ejercicio, es por la especial influencia que tiene con relación a los ciclos diarios.

Nos sentaremos al aire libre, con las mangas de nuestro vestido subidas para que los brazos se encuentren al aire; así mismo deben estar al aire las pantorrillas, y el cuello de nuestra camisa o del vestido desabrochado, para que al cuello le dé bien el aire.

Deberemos estar sentados al Sol, de frente al mismo, PERO SIN MIRAR NNUNCA CON LOS OJOS ABIERTOS AL SOL, porque nos quemaríamos las retinas de los ojos y perjudicaríamos seriamente nuestra vista.

Mientras estemos sentados, con las piernas y los brazos separados, dejando que el Sol bañe nuestra cara, cuello, brazos y pantorrillas, permaneceremos con los ojos cerrados, relajados y cómodos, dejando que durante unos DIEZ MINUTOS seamos bañados por el aire y el Sol, en una actitud mental de pasividad y sosiego.

Pasados esos diez minutos volveremos a nuestras actividades diarias.

Como les hemos indicado, este ejercicio es especialmente beneficioso para la prevención de los resfriados y para el entona-miento con el elemento aire y el elemento fuego.

EJERCICIO Nº 10 - RESPIRACIÓN PULMONAR

Este ejercicio deberíamos tomarlo como un hábito y realizarlo todos los días, cuando nos levantamos de dormir.

Ante una ventana abierta, o al aire libre (sean prudentes en caso de que sea invierno), empezaremos apretando el diafragma, vaciando los pulmones, concentrándonos en que estos se vacían completamente, empezando desde abajo hasta arriba.

Cuando hayamos vaciado bien los pulmones de aire, relajaremos lentamente el diafragma y llenaremos los pulmones de aire, desde abajo hacia arriba.

Mantendremos la respiración tanto como nos sea posible, sin que llegue a causarnos molestias. Al principio puede que solo puedan aguantar el aire unos 30 o 40 segundos, pero cuando tengan formado el hábito de las respiraciones profundas, podrán aguantar el aire en sus pulmones más de un minuto sin que les sea muy incómodo.

Este proceso lo repetiremos hasta un total de SIETE VECES.

Es muy posible, sobre todo en las personas que no han renovado bien el aire de sus pulmones, que sientan un ligero mareo cuando hagan el ejercicio las primeras veces, esto es debido a que están proporcionando a su organismo una sobrecarga de oxígeno y de fuerza vital.

En caso de que sientan el ligero mareo no se preocupen, porque pasará enseguida y, en la medida en que tengan costumbre de hacerlo, no volverán a sentirlo.

Se recomienda que las personas que tienen algún tipo de dolencia en el corazón, o algún tipo de insuficiencia cardíaca, cuando hagan este ejercicio, sean prudentes y aguanten la respiración solamente si no sienten molestias.

Este ejercicio aumenta nuestro magnetismo, previene muchas enfermedades de carácter infeccioso, pulmonar y del corazón, y nos da un fuerte magnetismo y vitalidad que nos ayudará en nuestra vida diaria y nos capacitará para transmitir energía cuando damos tratamiento metafísico a otros.

EJERCICIO Nº 11 - TRANSMISIÓN DE ENERGÍA POSITIVA

Primero relajaremos nuestro cuerpo, bien sea cómodamente sentados o acostados. Una vez que nos encontremos relajados y sosegados procederemos a hacer TRES respiraciones profundas.

Tomaremos aire y lo mantendremos en los pulmones todo el tiempo que nos sea cómodo, al mismo tiempo nos concentramos en que la fuerza vital que concentramos en nuestra respiración, se reparte en todo el cuerpo y lo vitaliza.

Cuando tengamos deseos de respirar soltaremos el aire que manteníamos en los pulmones y respiraremos profundo, siguiente el mismo proceso que les hemos indicado, hasta un total de TRES veces.

Después de esto permanecerán tranquilos, respirando normalmente, durante UN minuto aproximadamente, transcurrido el cual continuaremos.

Tomaremos una respiración profunda, llenando completamente de aire los pulmones.

Mientras mantienen el aire se concentrarán en el órgano o zona afecta, por ejemplo: el hígado en el caso de estar dañado, los riñones, un brazo, etc., y pensarán que dirigen la energía acumulada en sus pulmones hacia el órgano, o la zona enferma.

Cuando sientan deseos de respirar, exhalarán el aire y tomarán aire de nuevo, repitiendo esta operación SIETE veces.

Terminado el proceso de respiración y de concentración en la zona afectada por la enfermedad, continuarán con sus actividades diarias, o descansarán, según prefieran o necesiten.

Es conveniente que este ejercicio lo repitan TRES VECES AL DÍA. Por la mañana, a medía tarde y por la noche antes de dormir, mientras dure la enfermedad.

EJERCICIO Nº 12 - TRANSMISIÓN DE ENERGÍA NEGATIVA

Este ejercicio es indicado para cuando necesitemos proporcionarnos energía negativa, como por ejemplo en casos de resfriados, anemia, etc.

En el caso de necesitar energía negativa es conveniente tomar BASTANTE AGUA mientras dure el proceso de la enfermedad.

Este ejercicio se realizará TRES VECES AL DÍA, después del desayuno, después del almuerzo y después de la cena, mientras dure la enfermedad.

Primero procederemos a relajar nuestro cuerpo y a sosegar nuestra mente.

Luego tomaremos una respiración profunda, exhalaremos el aire de nuestros pulmones hasta que no quede aire en los mismos.

Cuando no tengamos aire en los pulmones uniremos la yema de los dedos de ambas manos, cuando necesitemos respirar separaremos las manos (recuerden siempre que han de separar las yemas de los dedos de las manos que antes tenían unidas, antes de tomar aire de nuevo) y respiraremos normalmente hasta que nuestra respiración se haya normalizado.

Una vez que la respiración esté normalizada volveremos a tomar aire, exhalaremos hasta que no quede aire en nuestros pulmones, uniendo las yemas de los dedos, volviendo a repetir el proceso anteriormente citado un total de TRES veces.

En este ejercicio no es necesario concentrarse en ninguna parte del cuerpo en concreto, puesto que el mismo proceso general del mismo hace que la energía negativa se distribuya por todo el organismo y se fije, de manera especial, en los órganos que más la necesiten.

Si después de este ejercicio sudan, séquense el sudor, si es necesario cámbiense de ropa, pero no se desabriguen.

Es normal que cuando se hace este ejercicio de tratamiento de polaridad negativa, por la noche o de madrugada, suden un poco, es como si les subiera la fiebre un poco. En ese caso procuren no destaparse porque ese calor es una reacción natural de naturaleza beneficiosa.

Recuerden, en el caso de sudar de madrugada, cuando se estén aplicando este tratamiento, no se destapen para aprovechar el calor. Si sudan mucho, saquen los brazos fuera de la ropa de cama pero mantengan el cuerpo arropado.

EJERCICIO Nº 13 - DOLOR DE CABEZA

Este ejercicio les proporcionará el método que les permitirá aliviar el dolor de cabeza en Vds. mismos.

Es conveniente recordarles que el dolor es una señal de alarma que nos indica que algo no funciona bien en nuestro organismo, por lo que les recomendamos que, aunque con este ejercicio puedan quitarse el dolor de cabeza, si éste se repitiese a menudo consulten con un especialista, porque pudiera ser que los dolores continuados de cabeza se deban a que nuestra vista no funciona correctamente, por lo que podríamos necesitar tratamiento de un oftalmólogo, o que hay una condición más seria que deberíamos cuidar y tratar adecuadamente.

Así mismo les recomendamos que no esperen a tener un fuerte dolor de cabeza para aplicar el tratamiento; si esperan a que el dolor sea muy fuerte, éste les impedirá concentrarse adecuadamente y no obtendrán los resultados óptimos, por lo tanto recuerden: este tipo de ejercicio deberán aplicarlo cuando comiencen a notar que les duele la cabeza, eso les permitirá controlarlo rápidamente.

Para aplicar este tratamiento procuren sentarse cómodamente, con las piernas separadas y las manos sobre su regazo, procuren estar solos para que nada les perturbe y, después de haberse relajado y sosegado, actúen de la siguiente manera:

Tomarán una respiración profunda, manteniendo el aire en los pulmones tanto como les sea cómodo; al mismo tiempo unirán el dedo pulgar, índice, y corazón de cada mano y los pondrán sobre sus sienes.

Los tres dedos juntos de la mano derecha en la sien derecha y los otros en la izquierda.

Se concentrarán en que la energía que acumulan en sus pulmones pasa a sus brazos y de allí a las manos y a los dedos. Deben concentrarse en que la energía que llega a sus dedos pasa a su cabeza y llega al lugar donde se está produciendo la condición anómala, para eliminarla.

Cuando tengan ganas de respirar, apartarán los dedos de ambas manos de sus sienes, exhalarán el aire de los pulmones y tomarán aire de nuevo, manteniéndolo en sus pulmones y, de nuevo, colocarán las puntas de sus dedos juntos en las sienes, como se indicó anteriormente.

Ese proceso lo repetirán SIETE veces, después de lo cual colocarán la palma de su mano izquierda sobre su frente y la palma de la derecha sobre la nuca.

Permanecerán así unos CINCO minutos, y luego volverán a sus actividades normales. Observarán que el dolor de cabeza va remitiendo hasta desparecer.

EJERCICIO Nº 14 - DOLOR DE LOS OJOS

Este ejercicio se puede aplicar cuando les duelan los ojos, o cuando por un trabajo excesivo sientan que sus ojos están cansados.

Es uno de los mejores tónicos que pueden aplicar a sus ojos.

Antes de comenzar el ejercicio deberán lavarse bien las manos, después de lo cual se sentarán solos, para no ser molestados, de la manera en que se indica en el ejercicio anterior contra el dolor de cabeza.

Cuando se encuentren relajados y sosegados procederán de la siguiente manera:

Cerrarán los ojos. Tomarán una respiración profunda, manteniendo el aire en los pulmones mientras les sea cómodo, luego unirán los dedos pulgar, índice y corazón de cada mano y los pondrán MUY SUAVEMENTE sobre sus párpados. Cada mano al ojo correspondiente.

Se concentrarán en la energía que se acumula en sus pulmones y por efecto de su voluntad esa pasa a los brazos, llega a las manos y a las yemas de los dedos, y de allí pasa a sus ojos tonificándolos.

Cuando deseen respirar, separen las yemas de los dedos de sus párpados, exhalen y tomen aire de nuevo, volviendo a poner las yemas de los dedos sobre los párpados.

Ese proceso lo repetirán SIETE veces, después de los cual descansen unos minutos y continúen con sus actividades habituales.

EJERCICIO Nº 15 - DOLOR DE CABEZA AJENO

Este ejercicio está especialmente indicado para el caso de que tengamos que ayudar a otra persona que padece de un dolor de cabeza.

clip_image002

Les recuerdo que el dolor es una señal de aviso de que algo está pasando, esto quiere decir que dolores persistentes y continuados de cabeza indican que hay una situación anómala que debe corregirse.

No obstante este ejercicio es sumamente eficaz para que el dolor en la cabeza desaparezca.

Pediremos a la persona que ha de recibir el tratamiento, que se sienta cómodamente en una silla, totalmente relajada y sosegada. El paciente deberá tener las piernas separadas y las manos reposando sobre su regazo. NO ES NECESARIO que respire de ninguna forma en particular, solamente que se encuentre receptivo.

El que va a dar el tratamiento tomará TRES respiraciones profundas.

Luego de hecho estas tres respiraciones por la nariz, mantendrá el aire en sus pulmones tanto tiempo como le sea cómoda y pondrá suavemente la yema de los tres dedos de la mano derecha (pulgar, índice y corazón) que tendrá unidos, en la parte posterior de la oreja izquierda del paciente, justo debajo del lóbulo de la oreja y un poco hacia la nuca.

Exactamente en el punto que indica el dibujo que aquí les presentamos.

Cuando desee respirar retirará los dedos del punto indicado, soltará el aire por la nariz, y volverá a repetir la misma operación (toma de aire, poner los dedos, quitarlos antes de expirar) un total de SIETE veces.

Cuando esté manteniendo el aire en los pulmones, y tenga puestos los dedos en el punto indicado, se concentrará en que la energía que está acumulando pasa a su brazo, de allí llega a la mano, de la mano pasa a los dedos, y de estos pasa al paciente y se dirige a la zona que está afectada, corrigiendo así el mal funcionamiento de esa área y quitando el dolor.

Una vez que haya hecho las siete respiraciones y su aplicación de energía, pondrá la palma de la mano izquierda sobre la frente del paciente, y la palma de la mano derecha sobre la nuca del mismo. Mantendrá esa postura unos tres minutos, pasados los cuales puede dejarlo.

Una vez hayan terminado el tratamiento lávense las manos con agua.

Observarán que el dolor remite y que al cabo de pocos minutos el paciente ya no sentirá dolor de cabeza.

EJERCICIO Nº 16 - TRANSMISIÓN DE ENERGÍA POSITIVA A OTROS

Este ejercicio lo haremos cuando hayamos de dar energía positiva, para cualquiera de los supuestos que se indican en el texto de este cuadernillo, a los cuales me he referido.

clip_image004

En el caso de que un paciente necesitase energía positiva, procederemos de la siguiente manera:

El paciente se acostará boca abajo, separará piernas y manos y procurará relajarse y sosegarse.

El tratamiento se lo deberemos dar en la ZONA IZQUIERDA DE LA ESPALDA, a un par de centímetros a la izquierda de la columna vertebral, en los puntos que se indican en el dibujo adjunto.

Tomaremos tres respiraciones profundas, después de lo cual inspiraremos por la nariz, mantendremos el aire en nuestros pulmones tanto tiempo como nos sea cómodo,

y pondremos la yema de los tres dedos juntos (pulgar índice y corazón) de la MANO DERECHA, en el punto que les indicamos, que está especialmente en correspondencia con una zona determinada del cuerpo, y se concentrarán en que su brazo, mano y dedos pasa la energía que están canalizando a la otra persona. Deben concentrarse en que dicha energía va a la zona, o al órgano afectado y que corrige la situación de desarmonía que allí pueda estar produciéndose.

Cuando sientas deseos de respirar deberá retirar su mano del paciente, respirar por la nariz, y volver a repetir la misma operación hasta un total de SIETE veces.

Cuando hayan terminado todo el proceso, se lavarán las manos con agua.

En el punto Nº 1 se dará tratamiento positivo para toda la zona de la cabeza y el cuello, en los casos indicados anteriormente.

En el punto Nº 2, situado a la altura de la vértebra prominente, la cual notarán si pasan la mano por la columna vertebral a la altura del cuello, pues sobresale más que las otras, es el punto indicado para dar tratamiento positivo a todos los órganos que se encuentren en la zona del tórax y los brazos.

En el punto Nº 3, que está situado en la línea en que terminan los omóplatos, se darán los tratamientos de polaridad positiva para los órganos que se encuentran en la zona del abdomen.

En el punto Nº 4, situado en la espalda a la altura de donde está el ombligo en la parte frontal, se dará tratamiento positivo a los órganos del bajo vientre y las piernas.

Este tipo de tratamientos es conveniente realizarlo UNA VEZ al día, aunque en casos de necesidad pueden hacerlo hasta TRES veces al día, una por la mañana, al medio día y por la tarde a la caída de la noche.

EJERCICIO Nº 17 - TRANSMISION DE ENERGIA NEGATIVA A OTROS

Este tipo de tratamiento se proporcionará a las personas que necesitan polaridad negativa (resfriados, anemias, etc.)

clip_image006

El tratamiento es preferible aplicarlo después de que el paciente haya comido algo.

Se pedirá que el paciente se siente cómodamente, o si lo prefiere puede acostarse boca abajo, con las manos y los pies separados, procurando relajarse y sosegarse.

El que vaya a dar el tratamiento respirará profundamente TRES veces, después de lo cual tomará una respiración profunda, soltará todo el aire que se encuentre en sus pulmones y, cuando ya no tenga aire en los mismos, pondrá los tres dedos unidos (pulgar, índice y corazón) de la MANO IZQUIERDA en el punto que se indica en el dibujo adjunto, el cual está situado a la altura del cuello, a la DERECHA de al llamada vértebra prominente que, como ya les indiqué, se nota porque sobresale un poco más que las otras.

Se mantendrán los dedos juntos sobre dicho punto todo el tiempo que se pueda aguantar sin respirar; cuando necesiten respirar retirarán los dedos de la espalda del paciente y tomarán aire.

Respirarán varias veces para regularizar su respiración y volverán a repetir el proceso un total de SIETE veces. Después de lo cual, el que da el tratamiento se lavará las manos con agua. NO ES CONVENIENTE que el paciente toque agua, ni se lave las manos, después del tratamiento, pudiendo hacerlo pasada al menos una hora del tratamiento

El tratamiento debe hacerse UNA vez al día hasta que remita la enfermedad; en caso necesario se puede hacer hasta TRES veces al día.

Se debe recomendar al paciente, o a los familiares, en el caso de que sea un niño, que no debe destaparse durante la noche pues tendrá una subida de temperatura a la mitad de la noche.

Esta subida de temperatura es moderada y no debe confundirse con la fiebre habitual; en el caso de que el paciente sude mucho se le pueden dejar los brazos y manos fuera de la ropa de la cama, pero hay que estar atento a que no se desabrigue.

Como siempre es conveniente recordar que la mayor eficacia de estos tratamientos se obtendrá si empiezan a darse cuenta cuando comienza a manifestarse la enfermedad, remitiéndose rápidamente el estado de desarmonía.

*****

MAGNETIZACIÓN DE ALIMENTOS

Cuando vayamos a comer, extenderemos las palmas de las manos por encima del plato de comida, a una altura aproximada de unos veinte centímetros.

Nos concentraremos en las palmas de nuestras manos hasta sentir la energía que estas irradian, pensaremos que con nuestra voluntad esa energía que surge de nuestras manos pasa a nuestros alimentos.

Pensemos en lo sabia que es la Naturaleza que nos proporciona los alimentos, para restaurar nuestro cuerpo, a través de la ingestión de la comida.

Debemos sentir agradecimiento por la comida que vamos a tomar y, al mismo tiempo, impregnarla con las vibraciones espirituales que surgen de nuestras manos, mientras nos concentramos en las palmas.

Es conveniente dirigir una plegaria de agradecimiento y desear compartir, si fuera necesario, los alimentos que disfrutamos con aquellos que lo necesiten.

Estaremos así, magnetizando nuestros alimentos, durante uno o dos minutos.

Después comenzaremos a comer procurando disfrutar nuestra comida. Paladeándola bien, masticándola y ensalivándola adecuadamente.

Debemos pensar, al mismo tiempo, que los alimentos que estamos tomando llenan por completo nuestras necesidades corporales materiales.

Debemos permanecer en esta actitud durante toda la comida y al terminar, durante un par de minutos permaneceremos reposados, visualizando cómo nuestro organismo admite y se alimenta bien con los alimentos que hemos tomado.

Después de esos momentos de visualización continuaremos con nuestras actividades diarias.

*****

No hay comentarios:

Publicar un comentario